Cesar Vallejo

César Vallejo fue un poeta peruano que vivió en París y España durante gran parte de su vida adulta. Su obra, profundamente arraigada en su herencia europea, peruana e indígena, es cada vez más reconocida como una importante contribución al modernismo global. Para conocer más sobre la vida de este distinguido poeta peruano, continúe leyendo.

Biografía de Cesar Vallejo

César Abraham Vallejo, nace el 16 de marzo del año 1892 en un pueblo aislado en el centro norte de Perú, conocido como Santiago de Chuco. Sus dos abuelos, eran sacerdotes católicos españoles, mientras que sus abuelas eran indígenas chimús. Por lo que creció en un hogar repleto de devoción religiosa.

Vallejo logró ingresar en 1910 a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Trujillo, sin embargo, tomó la decisión de abandonar por falta de recursos. Entre 1908 y 1913, inició y detuvo su educación universitaria varias veces, trabajando mientras tanto como tutor y en el departamento de contabilidad en una gran finca azucarera.

En el ingenio azucarero, fue capaz de observar a una inmensa cantidad de trabajadores trabajando en el campo desde el amanecer hasta el anochecer por un puñado de arroz y unos cuantos centavos. Ver esto devastó a Vallejo y luego inspiró tanto su poesía como su política.

Estudios

En 1913, Vallejo se matriculó nuevamente en la Universidad de Trujillo y estudió literatura y derecho, y leyó vorazmente sobre determinismo, mitología y evolución. Después de obtener una Maestría en Literatura Española en 1915, Vallejo continuó sus estudios de Derecho hasta 1917.

Traslado a Lima de Cesar Vallejo

Sin embargo, su vida en Trujillo se había complicado por una torturada historia de amor y se mudó a Lima. Vallejo encontró trabajó como director de una escuela de prestigio.

Por la noche visitaba los fumaderos de opio en Chinatown y pasaba el rato en el café bohemio donde conoció a importantes figuras literarias de la época.

Cuando se publicó “Los heraldos negros de Vallejo”, en 1919, fue recibido con entusiasmo. Vallejo luego comenzó a impulsar su talento en una nueva dirección. Vallejo, perdió su puesto de profesor por negarse a casarse con una mujer con la que estaba teniendo una aventura.

Estancia en Europa

En 1922, publicó un libro escrito mientras estaba escondido antes de su arresto, este se tituló Trilce, libro que posicionó a la poesía latinoamericana en el núcleo de la tradición cultural occidental, aunque pareció surgir de la nada.

Vallejo continuó enseñando mientras estuvo en Lima, pero en la primavera de 1923 su puesto fue eliminado. Con temor de que lo obligasen a regresar a la prisión, acepta la invitación Julio Gálvez para dirigirise a París. Vallejo dejó el Perú definitivamente en junio de 1923.

Estancia en París

Vallejo y Gálvez casi se mueren de hambre en París. No fue hasta 1925 que Vallejo encontró su primer trabajo estable, en una agencia de prensa recién inaugurada y comenzó a recibir una beca mensual del gobierno español para la prosecución de sus estudios de derecho en Madrid.

Como no se encontraba en la obligación de mantenerse en el campus, Cesar permaneció en París, lugar en el que por dos años continuó aceptando el dinero. La beca, más los ingresos por artículos, le permitió a Vallejo mudarse al Hotel Richelieu en 1926 y frecuentar exposiciones, conciertos y cafés.

Conoció a Antonin Artaud, Pablo Picasso y Jean Cocteau. Las obras sombrías y sencillas que escribió durante este período forman un puente entre Trilce y la poesía densamente compasiva y amarga que escribiría en la década de 1930.

En 1928, había comenzado a leer literatura marxista y parecía ser un comunista activamente comprometido. En septiembre de 1928, Vallejo realizó el primero de tres viajes a Rusia; volvió a formar el Partido Socialista Peruano con otros expatriados.

Estancia en España

En enero de 1929, Vallejo y Georgette Philipart, a quienes conoció poco después de su llegada a París, se mudaron juntos. En 1930, Vallejo escribió su primer drama y continuó escribiendo guiones en los años siguientes, dejando casi 600 páginas de material inédito a su muerte.

Vallejo, fue arrestado por la policía en una estación de tren de París en diciembre y se le ordenó salir de Francia. Fue entonces que en 1931 regresó a Madrid y escribió “El tungsteno”, siendo su única novela.

En julio de 1937 vuelve a partir hacia España, sumida en una guerra civil, y participa en el II Congreso Internacional de Escritores por la Defensa de la Cultura. Vallejo fue escogido representante peruano entre los 200 escritores que asistieron.

Muerte de Cesar Vallejo y obras póstumas

A principios de marzo de 1938, los años de tensión y privaciones, agravados por la angustia por España, así como el agotamiento del ritmo del año anterior, finalmente pasaron factura.

A fines de marzo, Cesar contrajo una fiebre persistente que no le permitía levantarse de la cama. A pesar de la atención médica, su estado empeoró.

En la mañana del 15 de abril, los fascistas finalmente llegaron al Mediterráneo, cortando el territorio leal en dos. Más o menos en el mismo momento, Vallejo gritó delirante: «¡Me voy a España! ¡Quiero ir a España!» y él murió. Su cuerpo fue enterrado en el cementerio «comunista» ubicado en Montrouge al sur de París.

Obras póstumas

La mayoría de los poemas de la década de 1930 se publicaron solo después de la muerte de Vallejo. Su ficción es recopilada en su poesía en Obra poética completa (1974), Novelas y cuentos completos (1970) y La poesía póstuma completa (1978).

Vallejo, es visto como el progenitor de muchas innovaciones en la técnica poética. Incluso, se ha observado que Vallejo fue el estándar de autenticidad e intensidad en la literatura hispana, abriendo el camino para los futuros poetas al dejarles un lenguaje limpio, ahora brillante y angular.

Mientras estaba en España, Vallejo visitó brevemente el frente y vio el horror con sus propios ojos. De regreso a París, escribió una tragedia de quince escenas, “La piedra cansada”, y luego, 52 de los 54 poemas que componen Sermón de la barbarie, junto con los quince poemas de España.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *