El Lanzón Monolítico

Su investigador y descubridor, Julio C. Tello, antropólogo peruano reconocido como el «Padre de la arqueología peruana», lo nombró por su forma de lanza. Este se identifica como la divinidad superior perteneciente a la cultura Chavín, su representación física se trataba de un ídolo de piedra de granito.

Origen y características

Se le conoce como Lanzón Monolítico, a una enorme estructura en forma de pilar de cinco metros de altura que representa a una persona tres veces más grande de lo habitual. En la cabeza tiene dientes y mandíbulas grandes, con cabezas de serpiente en lugar de pelo. Se encuentra ubicado en las galerías del Templo Viejo.

Tiene características antropomórficas, brazos, piernas, y los cinco dedos de las manos y pies de los seres humanos. Mismos que finalizan en forma de garras. Y por último, un rostro con colmillos felinos

Simbólicamente, y por su posición de columna vertebral de piedra, se creía que el Lanzón fue el mediador entre el cielo y la tierra en la Cultura Chavín.

Cultura Chavín

Esta escultura, es parte de una serie de templos de la cultura Chavín en Perú, específicamente ubicados en lo que se conoce como el “Templo Viejo”, que a su vez pertenece a un conjunto de monumentos piramidales que se conservan en la actualidad.

Cada templo tenía su propio portal principal, además de tener muchas obras de arte rudimentarias que caminaban entre bestias, reptiles y afines.

Descripción del Lanzón Monolítico

Lanzón, como también se conoce al Lanzón Monolítico, es una estatua central de la antigua cultura Chavín. Está alojado en la cámara central de una serie de conductos subterráneos dentro del Templo Viejo.

Estos conductos conectan la zona del monolito con la de la Plaza Circular, lugar de actividad y trascendencia ceremonial. Además de filtrar los sonidos de estas ceremonias realizadas con el Pututu, instrumento musical de la cultura Chavín.

Características

El Lanzón Monolítico, es un obelisco de 15 pies de altura; aproximadamente 4,5 metros para ser exactos. Está formado principalmente por una pieza de granito blanco macizo, labrada en forma de lanza en la que se puede observar un híbrido entre un humano y un felino con garras. A un lado de la escultura hay una sonrisa que comúnmente lleva el nombre de Dios Sonriente y un par de brazos que suben y bajan respectivamente.

Llegando a lo que se conocería como la garganta de la escultura, se encuentran unas líneas que representan el pecho de la misma bestia. Se puede saber que todo el cuerpo sugiere una prenda ancha, a través de la cual se mueven más cabezas felinas hasta los pies donde las formas se alargan y se convierten en dos serpientes.

Antigüedad

El legado de Chavín perduraría a partir del 1100 a.C. en adelante. Según los arqueólogos, gracias a la gran variedad de elementos estilísticos entre los que se encuentra el Lanzón. La ubicación de Chavín parece haber contribuido a convertir el templo en un importante lugar de peregrinaje que atraía gente y sus ofrendas desde lejos.

El conjunto de templos que se erigen hoy se compone de dos fases de construcción; el Antiguo Templo en forma de U, construido alrededor del 900 a.C. Y el Templo Nuevo, construido alrededor del 500 a. C. Esto a su vez amplió el Templo Viejo, agregando un corte rectangular hundido.

Desde su primera construcción, el interior del templo estuvo lleno de túneles, llamados galerías. Si bien algunos de estos eran como laberintos y se conectaban entre sí, algunos permanecían aislados. Todas las galerías existían en la oscuridad, sin algún tipo de ventana, aunque muchos túneles más pequeños permitían el paso del aire a través de la estructura.

Los arqueólogos todavía están estudiando el significado y el uso de estas galerías y respiraderos, pero nuevas exploraciones están examinando la acústica y cómo podrían haber proyectado sonidos desde el interior del templo a los peregrinos en plazas al aire libre.

Significado

Su nombre significa «gran lanza» en español, haciendo referencia a la forma de la piedra, sin embargo, una mejor comparación sería la estructura del palo de excavación empleado en la agricultura tradicional de las tierras altas.

Esa silueta parecía indicar que el poder de la deidad aseguraba una siembra y cosecha exitosa. El elemento clave que caracteriza a la deidad del Lanzón es la mezcla de rasgos humanos y animales, lo que representa un estilo visualmente confuso.

Es probable que los colmillos y las garras, estén asociados con el jaguar y depredadores comunes como el caimán de la jungla de las tierras bajas que se extendió a través de la iconografía andina junto con otras partes del arte de Chavín.

Otras complejidades visuales, surgieron de las cabezas de los animales que adornan la parte inferior de la túnica de la figura, donde comparten una boca con una sola garganta.

Esta técnica, donde dos o más imágenes comparten contornos, se llama rivalidad de contornos, y en el arte de Chavín es deliberada, creando una barrera entre los creyentes que podían ver su verdadera forma y aquellos fuera del culto que no.

El eje del cosmos

La posición del Lanzón Monolítico con su vista dirigida hacia el oriente, con la parte inferior enterrada en el piso y superior clavada en el techo, da a entender que el Lanzón compone un axis mundi o eje del cosmos.

El lanzón en sí estaba escondido en el templo y probablemente solo lo vieran los sacerdotes. La centralidad del lanzón tiene como función principal representar el nexo que une los cielos, la tierra y el inframundo, por lo que su posición dentro de la pirámide del Templo Viejo sugiere a los arqueólogos tal teoría.

Se puede denotar el uso de la rivalidad de contorno en el arte exterior de Chavín, cruces en los templos y hallazgos arqueológicos encontrados en el Perú, como la talla de serpiente vista en el lanzón que también es visible en un adorno para la nariz, que se encuentra en la colección del Museo de Arte de Cleveland.

Las dos cabezas de serpiente, flanquean de derecha a izquierda y sus ojos se ven como lanzón. Las formas que se arremolinan debajo de ellos, también evocan la forma del ojo de la escultura.

El Oráculo

Se estima que la parte superior del Lanzón, debió estar unida con el segundo piso, debido a que cuenta con una acanaladura que recorre todo lo largo, finalizando en una abertura en la cabeza del dios.

Por lo que Thomas Patterson, sugirió que el Lanzón podrías estar relacionado a un oráculo, así de esta forma, las adivinadoras provenían del segundo piso, justo arriba del Lanzón, cosa que daba a entender que la voz provenía del propio dios.

En resumen, todo esto sugiere a los arqueólogos e investigadores que la metalurgia en las Américas se desarrolló por primera vez en América del Sur antes de viajar al norte, y objetos como el Lanzón que combinan riqueza y religión se encuentran entre los primeros ejemplos conocidos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *